Oxtotipac y su ex convento de más de 5 siglos

Uno de los sitios más importantes que se pueden visitar en nuestro país son las Pirámides de Teotihuacán, ahí nos encontramos en un vínculo y diálogo directo con nuestros antepasados y con las raíces de los teotihuacanos que fueron uno de los pueblos más fuertes que se asentaron cerca de la antigua Tenochtitlán.

Sin embargo, muy cerca de Teotihuacán y alejado de los reflectores de todo el turismo que se arremolina por la zona, nos encontramos con un pequeño pueblo que se llama Oxtotipac, que tiene un origen desde mucho antes de la llegada de los españoles a nuestro país, pues se encuentran las cavernas donde antiguamente habitaron los Chichimecas. Hoy en día, ahí viven cientos de familias que se dedican a la labor del campo, así como también algunos más tienen sus jornadas de trabajo en los pueblos contiguos como Otumba o San Juan. Pero es en este pueblo donde se encuentra El Ex convento de San Nicolás Oxtotipac.

Construido en el Siglo XVI, este sitio se caracteriza por ser un espacio pequeño pero impresionante pues desde que entramos al atrio de la iglesia, podemos observar no solo un lugar donde destaca el color verde del pasto y los árboles que lo adornan, sino también destacan las lápidas que se hallan a lo largo del atrio. La iglesia es un espacio deducido donde la madera y las figuras religiosas destacan, así como también en cada misa los músicos de la iglesia entonan melodías diversas. Pero es el convento el que se queda en la memoria de uno, pues sus dimensiones son sumamente pequeñas en comparación de algunos otros conventos que destacan por ser cuartos impresionantes, aquí los techos son bajos y las celdas pequeñas y todo parece un pequeño laberinto oscuro, húmedo pero lleno de historia ya que ahí se encuentran pinturas de los años de 1700.

oxtotipac-church-and-monastery-mexico-marek-poplawski

Oxtotipac, al haber sido un asentamiento mucho más viejo que la época de La Conquista, se convirtió en un lugar donde el catolicismo llegó para adoctrinar a los lugareños y prueba de ello es la enorme Cruz atrial que se halla fuera del atrio de la iglesia. Con un tamaño impresionante, es una cruz labrada con diferentes aspectos religiosos al pie de la misma.

Este ex convento tiene la peculiaridad de ser uno de los que tienen el apoyo del INAH, mismo que se notó cuando hace unos años se realizaron restauraciones a la iglesia, ex convento y cruz atrial.

Probablemente en Oxtotipac no encuentren demasiados atractivos turísticos, pero si realmente quieren seguir el concepto de pueblear, este el lugar preciso, donde encontraran la vida real de todas las personas que viven ahí. Oxtotipac y su ex convento son toda una experiencia.