Los libros no solo dan placer a la gente que los lee, sino también a aquellos que los guardan y atesoran como objetos, pues aunque tal parece que hoy e día se intenta, por todos los medios, hacernos voltear con total agrado a los libros electrónicos, todavía hay muchos obstinados que tienen un vínculo especial con la lectura de los libros físicos. Tal vez sea el tocar el material con el que están hechos, sentir el roce de las páginas al cambiarlas e incluso olerlos cuando son nuevos y sí, también cuando son viejos.

La Feria Internacional del Palacio de Minería llega para todos los capitalinos como una de las más grandes del país, así como una de las que más acerca a las personas al placer literario. Ahí se reunirán decenas de editoriales y cientos de autores listos para, en el marco de la misma, hablar de literatura, impartir talleres y demás.

Sin embargo, a unos cuantos metros del Palacio de Minería, otra Feria del Libro tendrá lugar, una que tiende a ser más exclusiva, más diseñada para los bibliófilos, esta es la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión. En ésta se darán cita varios anticuarios que pondrán a la venta a la venta libros “viejos”, pero no por ello quiere decir que sean malos, pues ahí encontrarán joyas de otros tiempos, primeras ediciones, facsímiles y múltiples libros que hoy en día pueden ser considerados todos unos tesoros.

6849781294_6d6d443a5f_b

En la Feria del Libro e Ocasión los libros no solo son vistos como algo que se lee y ya, sino que se les trata con un respeto máximo, pues se les cuida, procura y, sobre todo, se “liberan” para que más personas aprecien el valor de éstos, pues ahí pueden encontrar incluso tomos que fueron impresos mucho antes de las técnicas modernas. Hechos a mano en su totalidad.

Esta será la edición número 28 de la Feria del Libro de Ocasión y estará del 17 al 28 de febrero en las instalaciones del Casino Metropolitano, que se encuentra la calle de Tacuba, número 15, colonia Centro. Ahí podrán asistir en un horario de 10 de la mañana a 6 de la tarde.

Vayan y déjense atrapar al amor a los libros como un objeto invaluable y, sobre todo, irremplazable. Pero eso sí, esas pequeñas joyas, no saldrán nada baratas. Pero lo valen.

 

Imagen de cuerpo: Franivalmx

  • Gonzalo Ramos Aranda

    YO . . . EL LIBRO USADO

    “Soy conocimiento, luz y pensamiento.”

    Orgulloso grito
    mi origen bendito,
    nací en una imprenta,
    sin mancha ni afrenta.

    Deseado, . . . amado,
    salí encuadernado
    del taller, cordial,
    de una editorial.

    Crecí en los estantes,
    baldas, confortantes,
    pasé varios años
    en los entrepaños.

    Anaquel, repisa,
    sin correrme prisa,
    me mostré en vitrinas,
    algunas muy finas.

    Probé aparador,
    también mostrador,
    sabia estantería,
    de una librería.

    Por cierto descuido,
    caí en el olvido,
    sólo, sin respaldo,
    viví siendo saldo.

    En bodegas varias,
    sintiéndome paria,
    estuve apilado,
    dañado, . . . cansado.

    Lleno de pesares,
    conocí bazares,
    anduve en las “ferias”
    de las periferias.

    En tianguis de barrio,
    padecí “mal fario”,
    sentí escalofrío,
    toqué suelo frío.

    Sufrí, cual gusano,
    fui de mano en mano,
    de gente ignorante,
    conducta aberrante.

    “Cháchara”, me dicen,
    “viejo”, me maldicen,
    arrancan mis pastas,
    preciosas y castas.

    Me rompen las hojas,
    ajadas, añosas,
    me pisan, me avientan,
    mi ser desalientan.

    Hoy, luzco maltrecho,
    mas no soy desecho,
    aunque estoy “usado”, . . .
    quiero ser comprado.

    Respeto exijo,
    con celo prolijo,
    requiero cuidado,
    ser revalorado.

    Pues, no soy “pirata”,
    de tinta barata,
    cultura contengo,
    a eso me atengo.

    Necesito, urgente,
    por lúcida gente,
    ser reglamentado
    y . . . dignificado.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 15 de octubre del 2007
    Dedicado a mi papá, Gonzalo Ramos Amaya (QEPD)
    Reg. SEP Indautor No. 03-2008-071113112400-14